Proyecto electrónico – Escenario del programa “Atrapa un millón” #1

El aburrimiento no puede existir donde quiera que haya una reunión de buenos amigos.

François-René de Chateaubriand

Esta frase describe bien lo que queríamos conseguir en la boda de nuestro amigo David.  Queríamos realizar una sorpresa que gustara a los novios y que divirtiera a los invitados por igual.  Quedamos en una hamburguesería para, entre bocado y bocado, idear alguna sorpresa original y de calidad.  No se exactamente como surgió la idea, pero llegó un momento en que teníamos claro qué íbamos a hacer:  Haríamos una versión particular del concurso “Atrapa un millón”, claro está, sin el millón.  Cosas de la crisis.

Bah, aficionados ¬¬

Pues bien, cuando surgió la idea, en mi mente apareció la mesa real del programa, y pensé que en realidad fabricar esa mesa era sencillo.  Para controlar la apertura y el cierre de las puertas de la mesa sería suficiente con unos servomotores bien colocados y con la suficiente fuerza.  Además, llevar el control de dichos servos sería muy sencillo utilizando una placa Arduino Duemilanove o UNO.  Todo lo demás sería “bricolaje”.  Así que dije: ¡Yo fabrico el escenario!  Qué capacidad para buscarme trabajo tengo… aunque en realidad yo pensaba en lo divertido que iba a ser fabricar el artilugio :D.  Así que ¡manos a la obra!

Lo primero de todo era diseñar cómo iba a ser el escenario.  No iba a ser una copia exacta del escenario del programa, pero si iba a coger los elementos principales.  Cogí mi macbook y abrí el SketchUp, como sabréis si habéis leído algunas entradas de mi blog, mi programa de diseño predilecto.  Sencillo, barato y para toda la familia :).

La mesa original del programa “Atrapa un millón” tiene 4 bandejas o puertas para 4 respuestas posibles.  Aquí empezaron los recortes: cuatro puertas era trabajo excesivo, pero dejar, por ejemplo, 2 puertas simplificaba enormemente la dinámica del concurso.  Así que decidí realizar una mesa con 3 bandejas.

Aspecto de la mesa del concurso
Aspecto de la mesa del concurso, con cotas

Pensé que la parte de bricolaje tenía que ser lo más sencilla posible, por lo tanto pensé en utilizar dos planchas de madera, de 5mm de grosor, unidas entre si por corcho blanco, formando una especie de sandwich.  De esta forma la mesa tendría entre unos 7 y 10 cm de grosor, dependiendo del corcho blanco que encontrar, y sería muy ligera.

Vi que unas dimensiones de 1,5mx0,5m eran más que suficientes para la mesa.  Además le di una forma radial a las puertas, al igual que en el concurso de TV.  Di las medidas por definitivas y fui a comprar las dos planchas de madera, las más baratas que encontrara.  Una vez tuve las planchas, dibujé encima las áreas que debía cortar con la caladora y me puse a ello.

Cortando los bordes exteriores de las planchas
Cortando los bordes interiores de las planchas

Una vez tuve las dos planchas troqueladas, busqué por casa todo el corcho blanco que pude, principalmente trozos que fueran largos.  De esta forma, fui cortando segmentos de corcho de la misma altura, unos 7 cm, y los fui colocando a lo largo del perímetro de una de las planchas de madera.  Como el corcho blanco es muy sensible a según que pegamentos, decidí utilizar esos pegamentos tipo “sin clavos”.  Una vez rodee toda la plancha con corcho blanco, superpuse encima la otra plancha de madera con cuidado para que coincidieran los huecos.  De esta forma conseguí tener un sandwich con las planchas de madera y los trozos de corcho blanco (lo siento pero no tengo fotos de este proceso :( )

Tenía la intención de pintar con pintura en spray todo el montaje, y resultó que el corcho blanco era sensible a este tipo de pintura.  Por ello, y para que el borde del sandwich fuera lo más liso posible (los trozos de corcho blanco tenían muchas irregularidades), decidí utilizar masilla plástica, de esa que se utiliza para tapar pequeñas imperfecciones en la pared.  De esta forma el borde quedaría liso y además podría rociar sin miedo con la pintura en spray.

Después pasé la lijadora por las planchas de madera para limpiar algunas imperfecciones y que los bordes quedaran sin los errores que cometí cuando corté las piezas con la caladora.  Una vez quedó finalizado el esqueleto principal de la mesa tuve que decidir de qué material haría las puertas.  En un primer momento pensé en utilizar madera de marquetería fina, pero las puertas iban a ser de casi un cuadro de 40×40 cm y pensé que sería demasiado peso para el brazo del servomotor.

Así que me decidí por utilizar cartón-pluma.  Había empleado este material con anterioridad y resulta ser muy resistente a la vez que liviano, algo que acabó convenciéndome por completo.  Fui a la papelería y compré el cartón pluma, dibujé encima las siluetas de las tres puertas y las recorté.  Después pegué con cinta adhesiva la arista de giro de las puertas, a modo de bisagra, puesto que no quería cargar con mucho peso la puerta usando bisagras metálicas.

Y las puertas encajaron :)

¿Y cómo se moverán las puertas? Pues aquí entran los servomotores que mencioné al principio… pero hablaré de ellos y de este proyecto en varias entradas, porque me he dado cuenta de que es demasiada literatura para una sola entrada.

Sigue leyendo la 2ª parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s